Hoy vuelvo a venir reivindicativa, a explicarte alguna cosita que me preocupa y que estoy observando en muchos niños últimamente. Esta semana vuelvo en modo “Consejera”. Quiero saber si tu hijo tiene tiempo de jugar, de aburrirse, de inventarse historias.

¿Juega tu hijo? ¿Cuándo? ¡¡¡¡¡Si no tiene tiempo!!!!! Y me dirás si que tiene si, tengo la casa patas arriba de tanto juguete y te diré si tiene muchos, muchísimos juguetes pero ¿los utiliza?

Vamos a calcular así a grandes rasgos las actividades que tiene tu programadas diariamente: unas 8 horas de cole, un par más de actividades extraescolares, los deberes o fichas que les pueden mandar en el cole, ducha, cena y a dormir. ¿Ha jugado tu hijo? a través de varias estadísticas se acaba de demostrar que los niños pasan menos de dos horas al día al aire libre. Es menos de lo que tienen concedido los presos en una jornada ordinaria en la cárcel. Sé que comparar niños y cárcel es un poco grotesco pero ¿No te hace pensar? Tu hijo necesita tiempo. Tiempo para aburrirse, para explorar, para jugar con los 200 juguetes que tiene, para ver películas, para que sea él mismo y sea capaz de descubrirse a si mismo. Entiendo que las actividades extraescolares ayudan a la organización familiar en el caso de que trabajéis y añaden formación importante extracurricular a tu hijo. Ya sea deportiva, musical, artística…cualquier tipo de formación que realice tu hijo va a ser 100% positiva para él o ella. OJO que no me meto con las actividades extraescolares, no es esto. Simplemente es una pequeña recomendación para que balances en la medida de lo posible el tiempo de actividad programada y el tiempo libre que tiene tu hijo para no sobresaturarlo. Un cerebro estimulado es un pozo sin fondo de conocimiento. Uno estresado está bloqueado.

Últimamente en Wonderland no paramos de ver actitudes poco infantiles en niños con edades superiores a 6 años. Niños que se sientan en un banco cuando van de excursión, en vez de jugar, que están deseando sentarse cuando hacen deporte, que creen que lo peor es mancharse de barro cuando te caes al suelo. ¿Dónde esta la infancia? Un niño entre 6 y 8 años solo ha vivido el 7,5% de su vida y ya no juega. ¿Ya no sabe jugar? Estoy convencida de que si sabe, pero ya no está acostumbrado.

Hago un llamamiento (con todo el cariño del mundo) a todos los padres que podáis detectar estos o otros comportamientos. Darles tregua a vuestros hijos, desconectar por un fin de semana entero, no hagáis nada, pasar tiempo juntos, o incluso destinar un tiempo solo a jugar, a respirar aire “puro” y a no pensar en “qué tengo que hacer”.

No permitamos que crezcan antes de tiempo, un niño de 6 años no es mayor (igual que digo 6 digo 7 y 8 y 9 años). Lo mires como lo mires no es mayor, ya tendrá tiempo para serlo, toda su vida, ahora que juegue.