Hay muchos, muchísimos niños que se pierden en clase. Más de los que parece. Es posible que les cueste concentrarse, que se despisten cuando el profe está hablando y se pierdan un trozo de la explicación, que no entiendan lo que han explicado, que no sepan ponerlo en práctica y los deberes estén mal hechos, que fallen en comprensión lectora, que las mates no sean lo suyo o que el inglés les suene a chino. Todos estos son problemas comunes, sin importar al cole al que vayan y la edad que tengan.

Todos estos problemas en la escuela o el instituto generan sentimientos negativos en tu hijo. Por experiencia puedo decirte que es posible que se sienta de una de estas maneras.

          Inútil: Lo he visto y es horrible. Ver como chicos se sienten mal y se hablan aun peor por no entender algo de forma repetida. Pierden la confianza en ellos mismos y eso hace que aún les cueste más. La confianza en uno mismo es el 50% del rendimiento de un alumno. Creer que puedes lo es todo y marca la diferencia.

          Pasota: una de las formas comunes es el niño decide dejar de intentarlo y se vuelve un rebelde pasota, que se hace el “malote” para justificar las malas notas. Es una lástima que chicos con grandes capacidades pierdan el tiempo.

          Graciosillo: intentan despistar para no centrarse en lo que cuesta, los estudios. Cuentan chistes, hacen preguntas, bromas….lo que haga falta para pasar desapercibido y perder el tiempo de lo realmente importante.     

          Dudoso: niños que si saben los que tienen que saber pero dudan tanto que fallan, en los exámenes se vienen abajo, les falta tiempo para acabar los ejercicios, los repiten, se pasan el rato borrando y rehaciendo. Necesitan a alguien detrás que les reafirme lo que ya saben.

Cualquier de estas opciones tiene una base y es la misma en todos los casos, faltan muchas cosas a nivel formativo pero sobretodo falta seguridad, confianza. Puede parecer poco importante pero yo personalmente creo que la confianza es el motor que hace a los niños seguir esforzándose….porque los estudios al final se pueden resumir en tres factores: confianza, esfuerzo y formación.

Todo tiene solución. Que no pierda la confianza, que se sienta apoyado, que siga esforzándose por mejorar. Porque mejorar su rendimiento y sus notas es posible con la ayuda adecuada.

¿Crees que tu hijo encaja en alguno de estos caso? Si es así no sufras, como he dicho hay solución. Ven a Wonderland y hablamos de las posibles opciones de mejora. Para empezar ya te digo que hacemos unas clases de repaso donde les damos a cada uno lo que necesita, que es diferente en cada caso. Clases poco convencionales, cercanas, hablando su idioma.