La diversión de tus hijos es importante, mucho. Los niños y adolescentes necesitan de tiempo de ocio diario, tiempo en el que aprenden a relacionarse, a cómo funciona el mundo, ese mudo que no explican en clase y que a veces es incluso más importante que lo que aprenden sentados en una silla o entre cuatro paredes. Mientras se divierten están creciendo.

¿Por qué explico todo esto? Porque lo que aprendí en el Casal de Verano fue muy importante. Una amiga, que estuvo en agosto echándome una mano en el casal de agosto, una profesional como la copa de un pino, me dijo una frase que nunca se me olvidará. Wonderland es importante, pero no solo porque ayudes a conciliar a las familias, que también, sino porque es un espacio pensado para los chicos, donde pueden ser ellos mismos, jugar, compartir, leer y disfrutar en compañía y locura o tranquilidad según ellos prefieran. Cuán importante es tener un sitio donde nuestros chicos pueden estar a gusto, como en familia, con monitores a los que saludan y abrazan con ganas cada vez que nos ven.

Yo a veces me pierdo en los temas organizativos del casal, buscando actividades chulas y nuevas o me centro en los papas o haciendo poquito a poco el casal más grande. Obviamente es mi trabajo y es una parte esencial de Wonderland pero no es lo más importante. Lo que más vale en nuestro Casal son las muchísimas sonrisas que sacamos a lo largo de un día en el Casal.  Los abrazos, la de cosas bonitas que nos dicen, los dibujos que nos regalan, los momentos que compensan.

Teniendo en cuenta todo esto, hemos montado el casal de verano de este año, el tercero ya, con la certeza de que será mejor si cabe que los anteriores. Pensando más en la diferencia de edades y intentando ajustarnos a cada grupo para que aún lo pasen mejor.

No contenta con esto, me he liado la manta a la cabeza y pensando en los chicos un poco más mayores, adolescentes he organizado con un equipo de profes e instructores un weekend para chavales de lo más entretenido, al más puro estilo Campamento urbano. Serán dos días de talleres, juegos, locuras, una maxi Gymkana extrem, acampada nocturna, piscina y demás historias. Siiiiiiiiii, me va la marcha y mucho y aún más cuando pienso en lo bien que lo vamos a pasar en esos dos días repletos de acción.

Han sido semanas de reuniones, charlas con profes, colaboradores, organizadores pero ya todo está listo para salir a la luz y tengo unas ganas de revolucionar el verano y de ponerlo patas arriba que no puedo esperar.

Este verano tenemos Casal y Teen’s Weekend

¿Y tú, crees que es importante divertirse? ¿Te vienes?