Esta semana no traigo ningún post de opinión, sino que quiero que conozcas a la jefa de Wonderland, es decir a mí,  porque creo que es importante que sepas con quien están tus hijos cuando vienen al centro.

Si ya has venido a Wonderland y hemos hablado, seguro que ya tienes una ligera idea de cómo soy. Sino atenta…

Irene Cuevas, 27 años, de signo Leo. Me considero, divertida, simpática y extrovertida, conecto rápido con las personas, sobre todo con los niños. Estoy un poco loca y no me importa hacer el burro, disfrazarme, bailar o cantar (aunque canto fatal) delante de quien sea. En las actividades que hacemos, quiero que todo el mundo disfrute y este lo más a gustito posible, y si por lo que sea veo que algún niño no disfruta prefiero que no venga porque no quiero que Wonderland sea una obligación, sino una gran opción donde venir a disfrutar.

Muy detallista con los demás, me gusta sorprender. Lo de hacer lo mismo que todo el mundo, no tiene gracia. Muy perfeccionista (no sé si es bueno o malo) y curranta, creo que soy adicta al trabajo de hecho, porque no suelo estar ni 24h sin hacer nada de trabajo, siempre pensando en cómo mejorar. Me cuesta mucho desconectar de alguna idea que tengo en la cabeza hasta que no la soluciono. A veces tengo que esforzarme por dejar a Wonderland a un lado para ser Irene. En Wonderland intento hacer actividades que no se hacen en Olesa o que se hacen de una forma diferente.

Cañera física y mentalmente, no paro (hasta que literalmente el lumbago no me deja caminar), exigente conmigo y con los demás. En repaso intento hacer clases diferentes y nada rutinarias pero soy estricta y pido siempre las mejores notas, ya que creo que si tienes las herramientas para saberte el temario no debes fallar (aunque no siempre es así). Soy de las que piensa que a los niños hay que darle mucho amor, pero también ser exigente, porque tienen mucho que dar si se les pide. Creo que es importante que desde pequeños aprendan a ganarse las cosas y se esfuercen por conseguir lo que quieren, porque la vida adulta también es así, nadie te regala nada. El talento sin esfuerzo no sirve de nada.

Muy organizada pero nada ordenada. Me cuesta decidirme y dudo mucho al tomar decisiones importantes como cuáles serán las nuevas actividades, aceptar o rechazar propuestas y tener claro hacia dónde voy con Wonderland, pero cuando lo decido y estoy a gusto con la decisión, me invade la seguridad de ir a por todas. Porque aunque salga mal prefiero arrepentirme de las cosas que hago que quedarme con las ganas de intentarlo.

Esta soy yo y estoy encantada de hablarte por aquí cada semana. Si te gusta lo que lees, no te pierdas los post de cada semana y apúntate a la newsletter para que te lleguen a tu e-mail. Te espero.

Nos vemos el próximo lunes