Aunque no hace un año que hemos abierto, ahora hace 7 meses que inauguramos, hace un año que me tomé en serio este proyecto y se convirtió en realidad.
Yo quería celebrar el año contando desde la fecha de inauguración pero Facebook me ha recordado que esto empezó mucho antes de abrir las puertas y que también merece ser recordado de forma especial. 
Nos ha costado mucho, y digo “nos” porque la empresa es mía pero han colaborado y arrimado el hombro mucha gente para que Wonderland sea lo que es hoy. Muchas horas de trabajo,  libretas llenas de ideas, aprendiendo todo aquello que no conocía pero necesito saber. Tener Wonderland 24 horas en la cabeza, cansancio y  tener que llevar dos agendas porque con una no doy abasto. Esta es mi vida ahora.
Decidir que es el momento de cambiar y de ponerme las pilas con algo propio, dedicado a ayudar a las familias y que los niños vengan con ganas y quieran volver. Fiarme de mi instinto y decidir hacer las cosas como creo que se deben hacer. ¡No es nada fácil! Pensar cómo va a ser el proyecto, hablar con el ayuntamiento (que por cierto no pone ninguna facilidad), escoger el local, reformarlo, pintarlo, organizar las actividades, arquitectos, hacer publicidad, conseguir la financiación, hacer la página web…. ¡Son tantas cosas!

 

Este proyecto no es estático sino que va cambiando según mis necesidades y las de las familias que forman Wonderland. Nuestra principal función es ayudarte a conciliar, a reforzar los conocimientos de tus hijos en clase, a celebrar contigo.
Cuando abrí las puertas pensé: Ya está, lo conseguí… pero nada más lejos de la realidad…ahí fue donde empezó todo, cuando empezó a preguntar y a conocerme la gente, vinieron familias y confiaron al traer a sus hijos y decidieron repetir. La gente me felicita y veo que lo hacemos bien, que todo esfuerzo tiene su recompensa y que en los primeros 7 meses, más de 80 niños han formado parte de Wonderland.

Ha habido fallos que hemos corregido, aciertos celebrados, cambios y mejoras que están por venir y que muy pronto podrás ver y muchas ganas de seguir aprendiendo, mejorando y creciendo tanto como podamos, porque esto es solo el principio.

Nos espera un gran verano por delante y un curso 2016-2017 lleno de cambios. ¿Lo compartes con nosotros?