El curso ya está empezado y después de unas semanas ves que tu hijo no acaba de ir bien, que saca malas notas, que se le están atravesando algunas asignaturas y que está pinchando en los exámenes. Quieres ayudarlo pero el nivel de la escuela o el instituto se te escapa de las manos. Hay lecciones de las que no te acuerdas o le explicas cosas de una forma diferente a clase y aún crees que lo estas liando más.

No estás solo, esto pasa con muchísima frecuencia.

Lo primero que hay que saber es porque está sacando malas notas. Hay muchos factores que pueden ser decisivos a la hora de obtener malos resultados en los exámenes.

Puede deberse a falta de motivación, a tu hijo no le gusta lo que estudia y le pone poco o ningún interés. Estudiar por obligación puede ser duro para él. Te recomiendo que si este es el problema busques la forma de darle la vuelta y encuentres algún punto de motivación que haga reaccionar y esforzarse a tu hijo. Todos tienen algo que les gusta, tira por ahí­ y consigue que se implique.

Los problemas conductuales, psicológicos y los trastornos también dificultan el aprendizaje. Es una de los temas en lo que menos me quiero centrar. Sí, hay muchos niños y adolescentes que padecen algún trastorno pero se está generalizando demasiado y (hablo estrictamente como psicóloga) se están etiquetando muchos trastornos que no lo son. Provienen de la falta de organización, de la mala estructura familiar, de la falta de motivación, de no saber canalizar la energí­a y las emociones. Hay que estar pendiente de los cambios y dificultades de tu hijo, pero no todo es TDAH.

Otro de los factores puede ser el mal ambiente en clase, sobre todo en el instituto. Hay un alto porcentaje de niños que sufren bulling en las aulas, niños y adolescentes, aplicados, respetuosos que se desconcentran de sus tareas porque sufren acoso por parte de otros compañeros. No voy a entrar en este post a detallar este tema porque tiene miga pero si este es el caso de tu hijo, es un problema muy serio y debe tratarse de inmediato.

Una de las causas más comunes, por no decir la más común es que no acaban de entender lo que se les explica. A veces en clase se explica rápido o hay conceptos que se dan por entendidos. No todas las personas entendemos al mismo ritmo. Muchos chicos tienen vergüenza de preguntar en clase. Esto les retrasa y tiene una fácil solución. No dejes que tu hijo suspenda y sea carne del fracaso escolar por un tema de comprensión. Te recomiendo que busques ayuda externa. Hay academias de grupos, academias particulares, profes individuales o de pequeños grupos que podrán dedicarle el tiempo que necesita para entender el temario. Que no se molestarán si pregunta tres veces lo mismo. Le explicaran de una forma diferente para que lo acabe de entender. Es impresionante cuando un chico entiende algo que le lleva costando bastante tiempo. Se le ilumina la cara como si todos sus problemas hubieran desaparecido. Como verás se de lo que hablo. En Wonderland hacemos clases de repaso para echar una mano a todo el que lo necesite. Mini-grupos, cercanía, confianza y buenos resultados. Que tu hijo entienda lo que se explica. Esto es lo que ofrecemos en nuestras clases.

¿Te ayudo?